Para el desarrollo de la marca, nos centramos en los libros como principal elemento gráfico, sin olvidarnos de los conceptos de unión y hermanamiento. Continuando nuestra búsqueda, nos fijamos en el acrónimo del nombre, CDPA, y en la relación visual entre las grafías que lo conformaban.

Combinando mayúsculas y minúsculas (CdPA), se daba lugar finalmente a una composición simétrica en el eje vertical, consiguiendo reforzar visualmente las ideas de igualdad, equidad y equilibrio asociadas al proyecto.

Los colores de la marca fueron determinados por el cliente: verde y violeta. Concretamente, el “verde agua" se asocia con la protección y la curación emocional. Por su parte, el color púrpura representa la sabiduría, creatividad y la dignidad.

En tipografía hemos empleado una diferenciación entre bold y light para dar importancia a la marca principal, haciendo el nombre completo menos largo y quitando peso visual.

En pararelo al diseño de la marca de CdpA, se desarrolló también la imagen para Proyecto Alicia, una iniciativa así llamada por su origen griego Αλήθεια (alétheia), que significa "verdad". El subproyecto trata de formar a las personas que van a hacer de mediadores entre los libros y los niños en Campos de Refugiados y otros espacios. Una vez formados, se les ofrece la posibilidad de contar con una selección de libros para trabajar sobre el terreno, las llamadas “bibliotecas”.

Por las características y la intención de Proyecto Alicia, estamos muy orgullosos de participar en su visibilización junto a nuestro estudio hermano en esta ilustración.

"Nuestro granito de arena del pasado verano junto a Estudio Papagallo."

Daniel González